Sangre de Vírgenes

Uno de los temas más recurrentes del cine de horror, son los vampiros. Desde la aparición del buen "Nosferatu" de Murnau. pasando por hitos como "Drácula" de Tod Browning, "El ansia" de Tony Scott o películas como "Entrevista con el vampiro", "Lost Boys" o "Near Dark", los vampiros siempre han estado presentes en la pantalla grande, y mejor no hablemos de cosas como "Crepúsculo", que de alguna forma, siguen perpetuando su figura :S


Desde luego, Latinoamérica no pudo eludir su encanto. Sobre todo en México, se produjeron películas protagonizadas por vampiros tan destacables como la clásica "El Vampiro", con Germán Robles como protagonista, o cosas como "Santo vs las mujeres vampiro", clásica del cine de luchadores. Aunque en otras latitudes, por la falta de una industria cinematográfica propiamente dicha no hay demasiados ejemplos de cine de género, hay una curiosa película de vampiros hecha en Argentina en el '67, aquí su reseña:


"Sangre de vírgenes"

Argentina, 1967. Escrita y dirigida por Emilio Vieyra.


Emilio Vieyra dirigió una de las películas más bizarras de las que tenga conocimiento la cinematografía mundia con su "La venganza del sexo", ¡nada más por eso merece un monumento! "Sangre de vírgenes" no es ni la mitad de divertida que "La venganza del sexo" pero de cualquier modo se deja ver muy amenamente. Y bueno, pues también tiene su dósis de bizarrez...


La historia es muy común para los cánones del cine de vampiros: Un amor del pasado no consumado da pie para que x cantidad de años después, una plaga de chupasangres asole el mundo... o bueno, no el mundo, pero si la quinta donde vivía el amor no consumado del vampiro... del cual, ehm... jamás sabemos como chingados fue que se convirtió en vampiro, mmh... ni porque el muy baboso no ha decidido expandir el negocio, mmhh... ¡chale!


¡Haciendo memoria tampoco recuerdo ni una sola virgen en toda la película! Todas las morras que salen parece que ya tienen un poco de lona recorrida, y neta así que tu digas, vírgenes, vírgenes, ps no... y bueno, ya que ando con las reclamaciones... ¿qué pedo con unas gaviotas que salen contra un fondo rojo moviéndose como si fueran murciélagos?

En fin, mmhh, parece que no tiene pies ni cabeza, jeje, ¡y es cierto! Lo cual no le quita lo divertida.


Creo que es una de esas películas que se disfrutan más si se ven en bola (o en bolas), con un poco de alcohol o algún otro aditamento natural. Reitero: si ya vieron "La venganza del sexo" y esperan que ésta película repita su magistral bizarrismo, pues me temo que no, pero si quieren ver algunos vampiros no convencionales y voluptuosas mujeres argentinas en traje de Eva, ¡ésta es la película que andaban buscando!


-El Mostro.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo