R. E. Howard

Robert Ervin Howard fue un escritor nacido en Peaster, Texas, en 1906; incursionó en los géneros del terror, la fantasía, historias de misterio, del oeste, de aventuras orientales, de boxeo y eróticas, y la ficción espacial en su novela Almuric.


La familia Howard se traslada a lo largo de Texas hasta instalarse definitivamente en la ciudad de Cross Plains. Durante su infancia académica es objeto de las burlas y abuso de sus compañeros debido a su débil complexión y su afición a la lectura (un paralelismo con el también escritor William Hope Hodgson), por lo cual en su juventud se dedica a ejercitarse y aprender boxeo, gimnasia y lucha libre y grecorromana.


A los 15 años, disgustado con la disciplina educativa y las restricciones que auguraba la vida laboral convencional, decide dedicarse a la escritura como medio de obtener ingresos y mantener su libertad. Su primer relato, Lanza y Colmillo, es publicado en la revista Weird Tales en 1925.


Mantiene una amistad epistolar con H. P. Lovecraft y otros escritores pulp de la época, formando parte del círculo de Lovecraft, al tiempo que desarrolla sus propias historias y las vende con éxito a revistas como Weird Tales. Fue un escritor prolífico, aunque su preferencia por escribir durante la noche llevó a varias denuncias por parte de sus vecinos, que se quejaban por el ruido del vigoroso tecleo de Howard en su máquina de escribir.


A pesar de su apariencia de tipo duro y su carácter enérgico, su personalidad se movía entre la irritabilidad y la melancolía, al grado de caer en una profunda tristeza tras la muerte de su perro Patches en 1930. Aún con la aceptación de sus historias tanto por editores como por lectores, sus cheques llegan atrasados o incompletos, por lo cual pasa serios problemas económicos, aumentados por los gastos debido a la enfermedad de su madre y los problemas financieros en todo Cross Plains, que también afectaron a su padre, el médico rural Isaac Mordecai Howard, a quien llegaban a pagarle con pollos y viandas.


El 11 de Junio de 1936 visita a su madre, que se encontraba en coma, y pregunta a su enfermera si tenía posibilidades de recuperación; ante la respuesta negativa de la enfermera, Robert E. Howard regresó a casa y, dentro de su Chevy 1935, se disparó en la cabeza, muriendo ocho horas después. Su madre le siguió luego de 31 horas y fueron enterrados juntos.


La obra de Howard ha trascendido el mundo del pulp, al ser considerado el padre del subgénero conocido como Espada y Brujería y por la fama de su personaje Conan el Cimerio, que tras la muerte del escritor ha seguido apareciendo en relatos, cómics, el cine y la televisión, siendo ya parte de la cultura popular. Sus historias destacan por las emocionantes y descriptivas escenas de luchas y batallas, sin dejar de lado el dotar a sus personajes de una característica personalidad y a sus historias de escenarios vivos y llenos de imaginación.


A pesar de esto, Howard escribió en una ocasión sobre sí mismo: "Una de las principales razones por las que nunca llegaré a ser nada es que soy demasiado condenadamente sensible...". Además de Conan, destacan sus personajes Kull de Atlantis, Bran Mak Morn, Solomon Kane y Red Sonja.


-Philip Ashton Brown

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo