UMBRARUM HIC LOCUS EST

Fritz Lieber: heredero de Lovecraft



Fritz Leiber (1910-1992) vivió, al igual que Bram Stocker, rodeado de la majestuosa influencia del teatro, ya que sus padres (shakesperianos) se dedicaban al arte tras bambalinas. La actuación, el ajedrez y la esgrima, también formarían parte importante de sus ocupaciones en sus años juveniles. Pero lo que aquí nos interesa, es su creación literaria, ya que Leiber forma parte del llamado “Círculo de Lovecraft”, junto con Robert Bloch, August Derleth, Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Robert H. Barlow, Henry Kuttner, Donald Wandrei y Frank Belknap Long, entre otros.

Ganador de premios como el Nebula y el Hugo, su obra abarca géneros como la ciencia ficción, el horror y la fantasía. Cómo no recordar las fabulosas aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris, de donde surgiría el juego de rol Calabozos y Dragones. H.P. Lovecraft y Robert Graves son parte de los escritores que más influenciaron a Leiber en su primera etapa, ya que a partir de los años cincuenta, el filósofo Carl Jung impactaría a Fritz, con sus conceptos de “ánima” y “sombra”. Lugar especial, tiene Thomas De Quincey, que con su Suspiria profundis, estableció las bases para la tremenda novela de Leiber: Nuestra Señora de las Tinieblas.


S.T. Joshi, una de las autoridades académicas sobre Lovecraft en la actualidad, dedica un capítulo entero de su obra The evolution of the weird tale (1), a analizar la gran influencia del prisionero de Providence en Fritz Leiber. En la sección “Pasando la antorcha: H.P. Lovecraft y Fritz Leiber”, Joshi afirma que “Leiber es claramente prominente, y es quizás, el único escritor del Círculo de Lovecraft que puede realmente ser comparado con el mismo Lovecraft en cuanto a estatura literaria” (Traducción propia).


Fritz Leiber no se atrevió a hacer contacto directo con Lovecarft, fue gracias a su esposa que comenzaron a cartearse. Una breve pero intensa comunicación epistolar de 1936 a 1937, marcaría para siempre a Leiber. Sobre esta influencia literaria de H.P. Lovecraft, Joshi cita a Leiber, comentando que Lovecaft usó del materialismo para elaborar parte de su propuesta estética en la literatura, transformando el lugar del horror y estableciéndolo, ya no en los temores del cristianismo, sino en el espacio exterior, en el cosmos. Es por eso que Leiber lo llamó en uno de los muchos ensayos que escribió sobre su maestro: Copérnico Literario. Fritz Leiber escribiría varios trabajos sobre su maestro, entre ellos, podemos mencionar A literary Copernicus (2) de 1949, My correspondence with Lovecraft (3) de 1958, The whisperer Re-examined (4) de 1964, Through hyperspace with Brown Jenkin (5) de 1966, Lovecraft in my life (6) de 1976, y Lovecraft: a symposium (7) de 1963, entre otros.


Joshi nos comparte también (como Leiber) en uno de sus ensayos, su crítica a la pretensión de August Derleth por darle forma a los “mitos”, constituyéndolos en un una jerarquía parecida a aquella del panteón cristiano, y cómo todo lo reduce así, a una acartonada visión de un cosmos en donde el “bien” se enfrenta al “mal”. Leiber era de la opinión de que el prisionero de Providence buscaba algo mucho más complejo con la construcción de su cosmología, algo que emanaba más de los mitos antiguos y paganos que del cristianismo. Las entidades de Lovecraft son malvadas solamente en la diminuta moral humana, que para nada importa en la vastedad del universo, es decir, los horrores lovecaftianos están más allá del bien y del mal, son tan lejanos a nuestra civilización, a nuestras creencias, que no podemos intentar entenderlos, solo podemos sufrirlos.


En una de las muchas cartas (más de diez cuartillas escritas por ambos lados) que Lovecraft le escribió a Leiber, le sugiere una larga lista de lecturas que deben servir como cimientos para la creación literaria. Estas obras son en su mayoría, textos griegos, latinos y algunos otros científicos. No debemos olvidar que los relatos de Lovecraft que más atesoraba Leiber, eran aquellos aparecidos en Weird Tales, en donde el acercamiento con la ciencia ficción era más visible, como En la Noche de los Tiempos, En las Montañas de la Locura y El Color que cayó del Cielo.


El impacto de la influencia de Lovecraft en Leiber lo podemos distinguir también en su obra fantástica, en donde los relatos de espadas y hechicería tienen un sin fin de detalles y claves provenientes de la imaginería lovecraftiana. Pero lo que más resalta, como bien nos lo apunta Joshi en su análisis, es la asombrosa originalidad que Leiber plasmó en su literatura, distinguiéndose de Lovecraft en su construcción tanto estilística como ideológica, que es al parecer, lo que lo diferencia de otros de los integrantes del Círculo de Lovecraft.


El relato El Terror de las Profundidades es atípico, en el sentido de que se trató de una comisión, escrita gracias a la invitación de Edward Paul Berglund para la antología Disciples of Cthulhu (8) de 1976. En este relato, uno de los personajes principales, Albert N. Wilmarth, el mismo que fundaría (en la obra de Lumley) la Wilmarth Foundation y lanzaría el Great Britain Project (9), es una representación de Lovecarft, una forma de rendirle homenaje al maestro, al amigo, que nunca escatimó tiempo y atención para formar, según S.T. Joshi, a uno de los mejores escritores del horror moderno.


__________________________________________________________________________________


(1) La evolución del relato Weird

(2) Copérnico Literario

(3) Mi correspondencia con Lovecraft

(4) El susurrador re-examinado

(5) A través del hiperespacio con Brown Jenkin

(6) Lovecraft en mi vida

(7) Lovecraft: un simposio

(8) Discípulos de Cthulhu

(9) El gran proyecto británico

63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo