Rage

Cuando era joven, y mis padres comenzaron a nutrir mi gusto por las novelas de terror, uno de los primeros libros que leí, es Rage de Stephen King, uno de las obras que escribió bajo el alias de Richard Bachman. Los libros que leí anteriormente, no me quitaban el sueño. Los leía y me olvidaba de ellos (seguía disfrutándolos, pero no me ponían a pensar mas allá). Rage es el primero que me puso a pensar, por que me asustó. Rage no contiene elementos sobrenaturales. No hay un monstruo suelto por ahí, no hay un horror cósmico sembrando el pánico. No hay un vampiro, ni un hombre lobo. No hay un demonio que da placer a través del dolor y no hay un payaso sazonando a los niños con miedo para devorarlos. Rage es una novela de horror psicológico que plantea una situación que tristemente, hoy se encuentra muy lejos de la ficción: Armas de fuego en los salones de clase.

Sin embargo el miedo no radicaba en que alguien me asesinara, o me secuestrara apuntándome con un arma.


El miedo radicaba en que yo era pequeño, y me planteaba la latente posibilidad de que yo me convirtiera en el agresor.


Charlie Decker es un estudiante de preparatoria que tiene un historial de problemas en la escuela, el mas reciente, un incidente violento con un maestro, al cual golpeó, llevando al maestro al hospital. Esto ocasionó que Charlie fuera suspendido.


Charlie es llamado a la oficina del Director, donde se le informa que se decidió por su expulsión de la escuela. Charlie saca un arma de fuego de su casillero y acto seguido lo incendia. Decide tomar un salón de clases secuestrado, y asesina a un par de maestros.

En escasas 211 páginas, el autor nos muestra la negociación de las figuras de autoridad para asegurar la libertad y seguridad de los secuestrados, mientras que Charlie los convence poco a poco de compartir sus secretos entre ellos, mientras nos vamos enterando del trasfondo del mismo Charlie, y nos adentramos un poco en las razones que lo llevaron a actuar de esta manera, acompañado de lo que puede ser la peor versión de los estudiantes de The Breakfast Club en el multiverso.

Charlie Decker dista mucho de ser un personaje agradable. Es bastante molesto y tiene pocas cualidades que lo rediman. Es difícil sentir compasión por el, ya que el autor lo pone en la luz menos favorecedora posible.


Pero sigue siendo solo un muchacho. Y uno que necesita ayuda.


La novela, en realidad, no es amarillista. Se siente muy real, como si fuera el reporte de un caso que ocurrió en alguna comunidad (desconozco si sea así, pero varios eventos de este tipo en los Estados Unidos han sido ligados con esta novela). Se siente como un coche acelerado, y sin frenos, que vertiginosamente nos arrastra hacía un desenlace que no puede ser bueno.


Anteriormente he dicho que a esta novela le aprendí mucho. Pero debo admitir que en realidad me mostró un lado de la humanidad al cual yo aún no conocía. Me mostró la cantidad de dolor que una persona puede ocasionar, no solo con un arma, sino con abusos verbales y físicos. Antes pensaba que los malos eran monstruos o robots del futuro cuyo objetivo era asesinar adolescentes con poca ropa y rubias que engendrarían al líder de la resistencia contra las maquinas. Pero bien podía ser peor mi vecino.


O yo mismo.


Esta novela fue publicada en 1973, pero King la completo casi una década antes, cuando aún estudiaba en la preparatoria. Rage es la única novela de Stephen King que el mismo autor saco de circulación. No se si el autor detesta la obra, pero si me queda claro que detesta la idea de que su nombre se haya inmiscuido en 4 casos de violencia con arma de fuego en los Estados Unidos, e igualmente odia que pudiera volver a pasar (me parece de mal gusto enumerarlos aquí, soy partidario de no enaltecer a los protagonistas de este tipo de crímenes).


Esta, novela, tiene muy poco que ver con el resto de las novelas de Stephen King, incluso con los libros que escribió como Bachman, pero al releerla le encontré un pequeño parecido con The Shining en la narrativa. Se siente como una biografía. Se siente como si el autor se cambió el nombre y se puso de protagonista. Pero si en The Shining, King esta mostrándonos los peligros del alcoholismo, en Rage nos muestra una gran cualidad para el enojo y el odio, y una gran capacidad para lastimar a otros.


La novela es muy buena, desconozco si alguien pueda tener acceso a una versión impresa, pero imagino que no debe ser tan difícil. Quizá ya no este en publicación en inglés y en español (no se cuando salio de circulación), pero tampoco es la obra mas famosa del autor, no debería causar muchos problemas encontrarla en alguna tienda de libros usados. Sin embargo, la auto censura que el mismo autor le impuso a la novela, nos debería de servir de advertencia sobre la misma. No creo que te vaya a dar pesadillas, y la mayoría que lea esto debería ser mayor de edad (y poco impresionable), pero si lo vemos en retrospectiva, podría funcionar como un ensayo de los crímenes que se han cometido por estudiantes en alguna escuela en contra de sus compañeros, y en cierto modo, esto la hace mucho peor.

Como el mismo King lo dijo, el mundo donde escribió Rage, no es el mismo en el cual vivimos hoy (The world has moved on, bad times are on horseback).

El día de hoy, si entregara este manuscrito, seguramente acabaría tomando terapia.


Por: Javo Monzón.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo