El Despertar de Cthulhu

El Despertar de Cthulhu:

De la Ignorancia a la Sabiduría; de la Luz a la Oscuridad



Saludos cultistas, en esta ocasión dejamos reseña de una novela ¡sin duda alguna lovecraftiana!


Sobre su creador, Johnn A. Escobar (1991), escritor nacido en Buenos Aires, Argentina. Asistió al Instituto Superior Mariano Moreno, egresando con el título de Bachiller en Economía y Gestión de organizaciones. Su pasión por la literatura lo llevaría a publicar su primer libro “El Ojo del mundo” durante el año 2015, siguiendo así una gran cantidad de libros, entre ellos “El Ángel Caído”, “La Cúspide de los Espíritus”, “Sangrienta Navidad”, entre otros.



Sobre la novela que hablaremos, llamada “El Despertar de Cthulhu: de la Ignorancia a la Sabiduría; de la Luz a la Oscuridad”, fue autopublicada en el año 2016, y la puedes encontrar aquí. Un título compuesto algo extenso, que juega con la idea de que, al menos para nosotros alabadores de todo lo malvado y prohibido, la luz (o felicidad) es la ignorancia y la oscuridad (o desdicha) es el conocimiento de aquello que los débiles de mente no pueden enfrentar; el sinsentido de la existencia, la desesperanza, el caos absoluto. A pesar del título, es una novela corta, alrededor de 100 páginas.


La historia trata sobre Miguel O'donojú, quien acude a una conferencia en la Miskatonic University para encontrarse con el exitoso escritor John Howard Brown, quien hablará de su reciente libro. O'donojú muestra al escritor la libreta de anotaciones de su difunto abuelo, Aaron Cedric O'donojú, cuyos descubrimientos evidencian la existencia de criaturas monstruosas asociadas a hechos terribles, donde aparece un misterioso ser envuelto en túnicas oscuras, con el rostro siempre cubierto, al que llaman el Monje Negro.


El Monje Negro es la figura central de este relato, Miguel pide ayuda a John para desentrañar este misterio; ¿quién o qué es el Monje Negro? ¿Cómo se relaciona con su abuelo? ¿Se relaciona de alguna forma a la muerte repentina de sus padres? El Sr. Brown a su vez, se dedica al estudio de textos antiguos y el Monje Negro es un objetivo común, por lo que acepta ayudar a Miguel.


Esta novela es un recorrido por cada relato de los mitos ¡no miento!, cada criatura y cada personaje, la mayoría creados por H. P. Lovecraft pero sin omitir a los grandes favoritos como los perros de Tíndalos, Tsathoggua, Hastur, por mencinar algunos. Claro que ningún grimorio queda fuera y ninguna ciudad o lugar icónico es ignorado. Para lectores no iniciados puede resultar algo compleja esta lectura, sin embargo, puede motivar a adentrarse en el universo de los Mitos.



Para asiduos al oriundo de Providence hay dos escenarios probables, un viaje nostálgico y feliz a través de un universo conocido y querido. O, como en mi caso, una atropellada travesía en busca de la historia nueva, más allá de los mitos conocidos, que el escritor va a mostrarme. Pero debo admitir un detalle que instantáneamente me hace mover la cabeza en desaprobación: usar la visión Derlethiana de las criaturas Lovecraftianas. Que un caos absoluto se doble ante ciertas leyes que además son inequívocamente benéficas a los humanos, es un desacierto.


Aun así, en cierta forma, el final mantiene el sentimiento lovecraftiano del vacío cósmico, lo cual es aplaudible. Y agregaría que la última opinión la tienes tú, lector. Si te atreves a abrir las páginas malditas, llenas de oscuridad y locura de “El Despertar de Cthulhu: de la Ignorancia a la Sabiduría; de la Luz a la Oscuridad” y encontrar al Monje Negro entre sus renglones, te deseo la mejor de las suertes.




77 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo