H. P. Lovecraft

La ascensión de H.P.L. en un 15 de Marzo de 1937.


¡PP… P ADRE! —retumbó una vez más la voz mientras todos aquellos extraños y horribles miembros sujetaban tiernamente a Lovecraft, cada uno de una forma extremadamente gentil a su propia manera, según su extraña anatomía, y todos juntos lo alzaban cuidadosamente del suelo mientras él aceptaba sin resistirse su abrazo, su sostén, su envolvimiento, y seguía mirando hacia arriba al gran ojo de la cosa que lo estaba elevando... (H.P.L. Gahan Wilson. Lovecraft Legacy.1990)


Un año antes de la pérdida de Lovecraft, su amigo Robert E. Howard, se suicidó. Ese bravo escritor que nos sumergió en el mundo de Conan el Bárbaro, cayó víctima de la melancolía irresoluta. Un miembro del Círculo de escritores apagaba su voz, después de seis años de cartas interminables con H.P.L. Quizás, éste era el principio del fin, pero antes de ello el joven Robert Barlow se fugaba a Providence, teniendo pláticas y caminatas que alegraban a Lovecraft; mientras éste escribía alguna frase mortuoria:

"Sé que mi última hora de vida la pasaré escribiendo instrucciones de cómo disponer de ciertos libros, manuscritos y otras posesiones". Curiosamente, esas indicaciones serían para Barlow.

Se desconoce si sospechó de su malestar físico, pero esto no le impidió crear La Noche del Océano, siendo la última pieza de ficción en la que llegó a trabajar. Siguió escribiendo innumerables cartas, entre ellas a Henry Kuttner, el creador de las ratas del cementerio y Fritz Leiber Jr, quien recalca su relación breve, pero significativa con el autor: " Se dice que Lovecraft, era una persona solitaria, él hizo mi vida menos solitaria, no sólo en el medio año que mantuvimos correspondencia, si no también los 20 años posteriores".

A finales del año de 1936, pudo ser testigo de la primera publicación de un libro suyo: "La sombra sobre Innsmouth", mientras su salud física y emocional se iba deteriorando, sin poder concretar otros trabajos y sin poder tener más ingresos.


La imagen de un caballero solitario, engarbado, que seguía en contemplación de su amada Nueva Inglaterra, se estremecía ante nuevos descubrimientos en la Bahía de Narragansett, aún cuando la vida se iba desquebrajando y amenazaba con escaparse a cada respiro. ¿Y las chotacabras? ¿Lo acompañaban? " Es gracioso que los intereses tempranos regresen, al final de la vida" le escribía a Derleth, mientras retomaba sus estudios en Astronomía.


En sus últimos días presentó una gran debilidad y dolor debido a un carcinoma de intestino delgado y una enfermedad renal crónica, que lo llevó al Hospital de Brown, donde se cerraría el círculo. Padre, Madre e hijo, con un final similar.


Lovecraft, fue el equivalente de una futura madre que muere durante el parto, pues su obra floreció y sólo así se le otorgó su verdadero lugar. El lugar que fue instaurado por sus amigos escritores del círculo, como uno de los máximos exponentes del horror.


Fue un 15 de Marzo de 1937 a las 7: 15 am, cuando el maestro ascendió.


< Porque no está muerto, quien vive a través de sus letras, y en la extrañeza de muchos mundos; lo volvemos a encontrar en un círculo, en nuestro círculo. >

Dra. Psychopomps, 2018.


PD: Ven a conocernos a la Casa de la Cultura de Monterrey, este 17 de Marzo del 2018 a partir de las 18: 00 y celebremos al maestro del horror cósmico.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

S. King