La madriguera del Gusano Blanco

“La madriguera del Gusano Blanco”

Bram Stoker

Valdemar, España, 2006


Esta es la última novela de Stoker, publicada en 1911, apenas un año antes de su muerte. Cuenta la leyenda que en el tiempo en que la escribió el autor vivía aquejado por la sífilis (solo Dios sabe cómo la habrá contraído) y por los efectos que le producían los medicamentos que usaba para tratarla. Adicionalmente se cuenta que abusaba de las drogas (no se dice cuales, pero me imagino que no se trataba del krokodil) y que además estaba muy presionado por fuertes problemas económicos. Desde luego que estos datos poco importan, ya que al final lo que cuenta es el resultado de la obra y no las circunstancias en las que fue escrita, por mucho que estas hayan contribuido a su consecución. El punto es que ¡“La madriguera del Gusano Blanco” es un libro muy pero muy malo! Al menos desde el punto de vista literario…


Se trata de una incongruente historia acerca de la típica lucha del bien contra el mal, o al menos eso creo que buscaba Stoker. Sigue las andanzas de Adam Salton desde que de buenas a primeras salió de Australia, su tierra natal, para irse a vivir a Inglaterra con un tío-abuelo al que jamás había visto, pero que le está dando la promesa de que lo va a tratar como a su propio hijo y lo hará rico y demás. Cuando llega, se da de lleno con una serie de circunstancias sobrenaturales que han acaecido por un largo tiempo pero a las que nadie les hizo caso, mismas que involucran una legendaria criatura antediluviana que es más mala que cualquier oficial de tránsito mexicano, vudú, racismo, leyendas antiguas, mesmerizmo cometas, fiestas, matrimonios espontáneos, misogismo, libertinaje, estupideces. Etc. etc.


Vaya, lo que pasa es que desde el inicio de la obra la trama principal se pierde una serie de subtramas que la mayoría de las veces no apoyan para nada la trama principal. Además de que la mayoría de las situaciones están presentadas de una manera por demás ilógica, lo que refuerza la teoría de que Stoker efectivamente andaba bien marihuano cuando la escribió. Pero que no la chingue, seguro en su época había editores y revisores y correctores, a menos que todos hayan sido de los que se ponían bien locotes con Stoker, no se explica cómo es que nadie le puso un alto a esta bazofia de obra…


Pero bueno, no todo es negativo, una vez que se abandona todo intento por encontrarle algún tipo de lógica o significado, la verdad es que se trata de una buena obra humorística, ¡hay algunos pasajes que son verdaderamente hilarantes! Por ejemplo chequen: “Adam asintió solamente con la cabeza, por si el monstruo los estuviera observando.” ¡Qué wey! ¿A quién se le ocurre? Si tienes la sospecha de que el Monstruo te está viendo, no le haces una señal visual para que sepa que es lo que vas a hacer, ¿en qué estás pensando Adam? Y chequen esta otra: “Nunca se me hubiera ocurrido pensar que combatir a un monstruo antediluviano fuera una misión tan complicada. En este caso nos enfrentamos con una mujer, que cuenta con todo el ingenio de su sexo, combinado con la insensibilidad de una cocotte (Mujer galante, en francés en el original, nota del traductor)”… No si combatir con monstruos antediluvianos ha sido siempre la cosa más fácil del mundo, pero que no sean hembras porque ¡jijos, que dios nos agarre confesados!


En fin, les digo, en lo personal me parece que si se logra dejar de esperar una historia al menos coherente, uno se puede divertir bastante con “La madriguera del Gusano Blanco”, ya que las incoherencias que hay producen situaciones de humor involuntario muy interesantes , además de que aquí y allá uno se encuentra con pequeñas joyas de lo absurdo en los diálogos que Stoker pone en sus personajes.


Muy lejos afortunadamente de “Drácula”. No parecieran ser del mismo autor en absoluto.


-Un Shoggoth Alucinado.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo