La Rosa de Sangre

El fin de semana se acerca, ¡y es un buen momento para disfrutar con un poco de cine clásico!


El día de hoy les recomendamos:

"La rose écorchée" ("The Blood Rose").

Francia, 1970. Co-escrita y dirigida por Claude Mulot.


Es muy fácil llegar a ésta película por la promesa de sexo usada en su publicidad, pero quedarse en ella por sus otras cualidades.


La película es muy elegante, cada toma está perfectamente cuidada y se asemeja un cuadro en su puesta en escena. Ésto, aunado al hecho de que el director apostó por una paleta de colores muy brillante y la excelente musicalización que acompaña cada escena hace que sea percibida de inmediato como algo mucho más que una simple película de desnudos. Así que ya saben, si lo que quieren es material para alimentar fantasías masturbatorias, es mejor que la descarten, pero si lo que quieren ver es una película elegante, muy bien hecha y pues sí, aderezada con muchos desnudos aquí y allá, pues entonces si es una excelente opción.


Ahora la trama: el tema de la película no es nada original, de hecho está demasiado cercana a ser un remake de "Les yeux sans visage" ("Los ojos sin rostro") de Georges Franju de 1960 aunque con varias diferencias. Trata acerca de un exitoso pintor maldito que a la vez tiene un jardín botánico (en el experimentan con flores venenosísimas, ¡quien sabe por que!) y un salón de belleza (pura versatilidad el bato!). El caso es que de repente se enamora perdidamente de una chava y decide que ya estuvo bien de andar encuerando, pintando y follando a cuanta mujer guapa se le pone enfrente y se casa con ella (¡además de versatil era valiente!). En plena pachanga para celebrar el bodorrio, llega una de sus ex medio encabronada por haber sido rechazada y provoca un terrible accidente que hace que la recién casada resulte quemada horriblemente, quedando gachamente desfigurada e inválida de por vida (¡maldita lisiaadaa!). Entonces, el pintor decide retirarse de la vida pública, viviendo en su modesto y humilde castillito de la campiña francesa, acompañado solo por su carbonizada (y bien encabronada) esposa y sus dos enanos sirvientes (si, ¡enanos sirvientes!).


El desmadre empieza cuando por una casual casualidad, encuentra a un tipo que en apariencia le puede devolver a su ruca su anterior belleza, pero para que ésto sea posible, requieren hacer un transplante completo de cara ¡usando el rostro de una mujer viva para tal efecto! En lugar de horrorizarse ante la idea de cometer un crimen, acceden, con funestas consecuencias tanto para el doctor, el pintor, la esposa, sus enanos y dos-tres infortunadas chavas que tienen la mala fortuna de cruzarse en su camino...


Como verán, de que tiene su dosis de bizarrez, ¡la tiene! Aunque se compensa por los valores de producción, que son algo así como si fuera una producción de la Hammer, muy cercana a una fastuosa producción teatral... mmhh, de hecho puede decirse que la película está pensada como una obra teatral: es posible fragmentarla en "actos" y cada uno de ellos mantiene los estándares típicos del teatro.


Es una de esas películas que desde su arranquen atrapan al espectador y ya no lo suelta hasta su conclusión, ¡recomendada!

;)


-Shoggoth del Celuloide.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo