Preacher

Tulip: The way I hear it, there's two good places to look for God, in a church or at the bottom of a bottle.
Jesse: Maybe I'll go find a liquor store then… 'cause lemme tell you, it sure as hell ain't church.

Los que me conocen, saben que en el 2005 pase por una serie de tragedias de las cuales no soy muy abierto. Lo sé, usualmente hablo de cualquier cosa, pero esos temas me son un poco difíciles de compartir. Quizá algún día lo haga, pero mientras tanto, les quiero hablar de una obra que me ayudo a superar esos tiempos.


Me gustaría decirles que fue una obra clásica. Que encontré la sabiduría que buscaba en las paginas de alguna novela de alguno de los grandes autores de nuestra época. Pero pues, no es el caso. La solución que buscaba, la encontré en una novela gráfica, escrita por el mas estadounidense de los irlandeses.


Garth Ennis y Steve Dillon le dieron al mundo (y por consiguiente a un servidor) una historia variada, blasfema, oscura y, por increíble que parezca, graciosa.


A grandes rasgos, la historia cuenta las aventuras del Reverendo Jesse Custer, un hombre duro y con un código de honor flexible, y su personalidad esta basada, literalmente, en las actuaciones de Bill Hicks como el hombre de negro, y en John Wayne. Ambos personajes hacen pequeñas apariciones en el cómic, Bill Hicks en un cameo de una ocasión que Jesse lo vio actuar, y John Wayne como una especie de guía espiritual, al estilo de Obi-Wan Kenobi. El Reverendo, se vuelve el avatar de Génesis, una entidad que es el producto de la unión entre un ángel y un demonio. Esta entidad, se dice, es mas poderosa que el mismo Dios (si, ese Dios, el Dios del diluvio, las plagas, y la cruz). Génesis, le da a Jesse, un poder conocido como La Palabra de Dios. Esto significa que cualquier persona que entienda lo que Jesse dice, esta obligada a obedecerle.


Jesse esta acompañado por una serie de personajes pintorescos, de los cuales resaltan Proinsias Cassidy, un vampiro irlandés con un particular gusto por el whisky y las peleas, y por Tulip O´Hare, una antigua novia de Jesse, con la cual tuvo un rompimiento inesperado. El elenco de Preacher es excepcional, una verdadera cátedra de como formar una galería de personajes interesantes, envueltos en una trama que no respeta teología ni escuelas del pensamiento.


Como es de esperarse, varias organizaciones desean poseer el poder de La Palabra de Dios, empezando por el Cielo mismo, que manda al Santo de los Asesinos, un implacable pistolero que no puede ser dañado (ni se inmuta cuando una camioneta se impacta contra el, y una bomba atómica no puede ni rasgar sus ropas), tiene una habilidad sobrenatural con su arma, y lo mas importante, cualquier herida que ocasione con sus balas, resulta inevitablemente en la muerte de su victima. El Grial, comandado por Herr Starr, un hombre despiadado con un serio problema de frustración sexual, también se encuentra detrás del Reverendo. El Grial en determinado momento, presume de ser una organización que se encargó de preservar el linaje de Jesucristo, de manera casi intacta. Ellos se jactan de haber protegido la descendencia de Jesús, sin embargo, fallan en ver que años de incesto han ocasionado que el actual heredero de la gloria de Jesús tenga severos problemas mentales (usualmente se le mantiene en una jaula, dando paso a una de las lineas mas memorables de la obra: “Son of man or son of God, you can't fuck your sister and expect much good to come of it”).


En retrospectiva, una de las cosas que mas me gusta de esta historia es la manera en la que Jesse logra volverse el hombre que es. A pesar de tener un código de honor, este es realmente flexible. Jesse no parece tener un estricto sentido del bien y del mal. El no esta por encima de robar, y utiliza la violencia como un recurso normal para solucionar sus problemas. Sin embargo, usar el vasto poder que Génesis le otorga, es algo que Jesse evita en la medida de lo posible. Por ejemplo, no usa La Palabra de Dios para obtener lo que quiere, sin embargo, en mas de una vez, lo utiliza para enseñarle una lección a algunas personas que lo han perjudicado, de manera cruel e inhumana, cosa que el incluso admite en al menos una ocasión. Jesse es una persona que respeta a las personas en la medida de sus acciones, y no en que lo respeten a el. Así mismo, no es una persona que perdona fácilmente.


Este código de honor debe ser el resultado de su crianza. Sus padres, le dieron un hogar humilde, pero feliz, debido a que se la pasaban huyendo de su familia. Cuando Jesse era solo un niño, sus familiares los encuentran y la abuela de Jesse, lo deja bajo la tutela de Jody, un hombre fuerte, violento y con un gran talento en la vida de campo (teniendo grandes conocimientos sobre mecánica y ganadería). Jody era cruel con Jesse, torturándolo de manera física y psicológica, incluso asesinando a su amigo de la infancia. Sin embargo, la cruel enseñanza de Jody rinde sus frutos. Jesse, como se menciona de manera recurrente en la historia, tiene un talento sin paralelo para el combate cuerpo a cuerpo, siendo capaz de pelear mano a mano con entidades sobrenaturales. Jody se jacta de eso constantemente, y Jesse, aunque detesta a su tutor con todo su ser, no puede evitar tenerle al menos un gran respeto debido a que le enseño todo lo que sabe sobre peleas. Y en cierto modo, es inevitable pensar que el talento de Jesse seria aun mayor si hubiese sido entrenado por su padre, el cual es el único hombre que logro derrotar a Jody.


Jesse no es el único personaje complicado de la historia. Cassidy sufrió por su adicción a los estupefacientes, vendiendo incluso su dignidad a cambio de sustancias ilegales. Difícil de creer, viniendo de un monstruo sobrenatural, pero esto nos dice mucho de la naturaleza de las adicciones, donde uno corre el el riesgo de perderse a si mismo en el proceso. El Santo de los Asesinos, era un pistolero despiadado en el viejo oeste, que encontró la felicidad al formar una familia. La familia muere, de una enfermedad, mientras el pistolero iba a buscar ayuda medica. Su ira es incontenible, y fue la misma, la causa de que el infierno mismo se congelara. Es interesante que el Santo ya había encontrado la redención, y le fue arrebatada. Lo cual hace que uno como lector, entienda al menos la motivación del personaje.


Garth Ennis, no solamente nos entrega una historia que nos pasea por una pieza de historia estadounidense bien armada, sino que nos muestra un panorama absurdo y gracioso del caos que reina en nuestro mundo, donde nadie toma responsabilidad de sus actos (ni siquiera el mismo Dios) y que a su vez, hay gente que busca un mundo mejor. Aunque esta gente, no sea exactamente lo que se considera el mejor ejemplo para la humanidad.


La gran lección que da esta obra es que todo depende del punto de vista. Los antagonistas no son exactamente villanos, solamente están convencidos de que sus acciones llevaran al mundo a un mejor mañana. Los héroes están haciendo lo correcto, pero por las razones equivocadas (como la venganza, por ejemplo) y rara vez justifican sus acciones en favor del bien común, sino para lograr sus propias metas. Es posible encontrar belleza en el caos, así como es posible que el camino iluminado este mas podrido de lo que uno pudiera llegar a imaginar.


La enseñanzas que recibí de esta obra, es que las personas sirven a sus propios intereses, no siempre tienen como meta perjudicarte, pero no todas las acciones tienen consecuencias previsibles. La vida es solo un ciclo y las palabras tienen un gran poder, ya sean o no, respaldadas por una entidad sobrenatural.


Y lo mas importante, nunca dejes que nada de esto te distraiga de quien eres en realidad, y que es lo que quieres.


Por: Javo Monzón.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo