El Gabinete de la Dra. Psychopomps

Bienvenidos al gabinete de la Dra. Psychopomps, donde podrán conocer el funcionamiento de la mente, desde el lado oscuro de la luna. Los invitaré a subir no sólo a la nave blanca, si no a aquella nave donde los alienados eran enviados a su suerte, para enfrentarse a su vacuidad y su juicio alterado. Interesante es iniciar con un poco de historia, entre trepanaciones de Neanderthales, la cólera de los dioses, a través, de culturas mesopotámicas, e incluso los templos a Saturno. Todo tiene un inicio, y esperaba dar algo introductorio, hasta que curiosamente, la misma historia va navegando hacia el tema de las posesiones. el cual será revisado el próximo 1° de Abril, a través de un clásico: El exorcista. Así que comience el baile.

La posesión espiritual es un fenómeno cultural que ocurre en la mayor parte de los países, existen dos formas de estados alterados: el trance que establece experiencias de alucinaciones o visiones, interpretadas en sociedades particulares como experiencias del alma de la persona, esto implica la repetición de mensajes de los espíritus, y las posesiones que requieren de una demanda cognitiva mayor, ya que se presentan dos identidades (el individuo y la entidad del espíritu), con memorias, patrones perceptuales y del lenguaje diferentes. Las posesiones pueden ser positivas, como todas aquellas que se hacen por shamanes, y como rituales. Por ejemplo, los Guerreros inmortales persas, Berserkers del clan de los osos, las bacantes o "Bravestar".


Algunos investigadores como I.M. Lewis en su libro Religión en Éxtasis (1971), afirma que la posesión opera como una voz al socialmente oprimido y marginalizado. Lo interesante es que las posesiones pueden parecer los fenómenos disociativos, propios del trastorno disociativo de la identidad o de personalidad múltiple.

Las personas que experimentan posesiones demoniacas son personas altamente funcionales y por lo general la posesión se presenta una sola vez en la vida.

En 51 estudios de caso establecidos se observa que la posesión es más común en mujeres que en hombres (73% vs 27%), el 55% de los casos es en adultos, 20% en jóvenes y 12% en niños. El 50% de los casos es de cristianos. El 71% presenta cambios mentales y el 65% cambios físicos. EL 75% es poseído por una sola entidad, mientras que el 24% por múltiples. Sólo en el 4% la entidad era del género femenino. Curiosamente, estos casos no sólo se han relacionado a una disminución de la asimetría cerebral, si no que la hiperreligiosidad manifiesta, se ha asociado con epilepsia en regiones temporales del cerebro. La posesión de alguna forma inactiva estructuras hipocámpicas y amigdalares, que no sólo se relacionan con atención, memoria y activación de la cascada del estrés, si no con la función de la identidad. Además se pueden encontrar cambios en neurotransmisores como la serotonina, y la dopamina; encargadas de inducir psicosis, cuando se encuentran alteradas (Claro, cualquier alucinógeno promueve una posesión "química").

Lo más interesante es, que dependiendo de la religión, es el tipo de posesión, nuestros antepasados, presentaban posesiones positivas, en torno a los animales; pero a medida que la religión comienza a tener tintes del mal-bien, o la culpa, la infestación de demonios no se hacen esperar.

Ahora el cuestionamiento sería ¿por qué funcionan los exorcismos?. Para algunos la posesión representa el chivo expiatorio de los pecados de la comunidad, al momento de usar un objeto fetiche, se transfiere el demonio a ese objeto, y claro lo principal es, que el ser poseído, se siente escuchado...así que el elemento perfecto de una posesión, es quien decida ser el sacrificio, el inmolado o el crucificado...Regan.

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo