[Tenebris Medicinae Officium]

Actualizado: ene 26

Hablando en general; los fans del horror tienden a gustar del lado oscuro o macabro de las cosas: música, moda, literatura, cine, arte… dije en general. Se comenta a veces sobre ‘estar loco’ ‘no tener salvación’ ‘ser bipolar’ ‘odiar a todo el mundo’ ‘ser incomprendido’ ‘estar muerto por dentro’ ‘no tener sentimientos’ ‘ser frío y calculador’. A veces como broma, a veces muy en serio. Respecto a estos conceptos, revisaremos el día de hoy el Síndrome de Cotard.



The gothest thing


El Síndrome de Cotard, llamado también delirio de negación o delirio nihilista, consiste en un evento clínico inusual que conduce al paciente a la negación de su propia existencia y del mundo exterior; toda la información sensorial acerca de ellos mismos y el entorno parece en regla, pero a pesar de ello persiste la sensación de que nada de eso tiene significado o que no es real.


Fue descrito por el Dr. Jules Cotard en 1880, en París. El caso que reportó fue de una mujer de 43 años que creía que no tenía cerebro, ni nervios, ni tórax, y que se hallaba formada, únicamente, por su piel y los huesos. Además, la paciente negaba la existencia de dios o del diablo; afirmaba no necesitar nutrirse, que viviría por siempre y que no podría tener una muerte natural. Ella fallece tiempo después por inanición.



Delirio de negación


Los pacientes suelen presentar primero depresión (la gran mayoría), ansiedad o ideas de culpa. Los delirios suelen ser referentes al cuerpo (afirmar que está muerto, creer que los órganos están en descomposición, creer que no tienen sangre, creer que bajo la piel hay gusanos, creer que no necesita alimento), la existencia (negar existencia del cuerpo, órganos o partes del mismo) y creer que se es inmortal. Se acompaña también de ideas de suicidio, presenta ausencia de dolor y se acompaña de olores putrefactos, sensación de vacío u hormigueo bajo la piel que sólo el paciente percibe.



El paciente cree que está en descomposición


Una teoría es que la raíz principal del delirio nihilista se encuentra en el funcionamiento anómalo de la parte del encéfalo asociada al procesamiento de las emociones: el sistema límbico, en la base del cerebro.


Los delirios pueden ser muy elaborados, como el caso de un paciente quien comentó, después de un intento de suicidio, que de su boca salía humo, y al mirarse al espejo notó un cambio en sus ojos, ya que éstos simplemente no tenían vida. “Me di cuenta que el humo que salía por mi boca, era mi alma saliendo del cuerpo”. A partir de este momento, el paciente tuvo la creencia de ser un muerto viviente, se veía como “zombi”. Consideró que sentirse así era un castigo por haber intentado suicidarse.



Zombie


Dejemos el tratamiento en manos de los expertos psiquiatras, ya que éste varía demasiado de acuerdo a la enfermedad subyacente de cada paciente; y pensémoslo mejor la próxima vez que creamos ‘estar muertos en vida’.


Dr. Morgendorffer

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo