[Tenebris Medicinae Officium]

Actualizado: ene 26

Continuamos con la última, pero no menos siniestra, parte de nuestro viaje por el canibalismo (puedes leer aquí la primera y segunda parte). Ahora el postre...


Armin Meiwes (izquierda) y su víctima (arriba centro), en el lugar de los hechos


Hombre entre 18 y 30 años de buena complexión para ser asesinado y después comido.” fue el anuncio publicado por Armin Meiwes (llamado el Caníbal de Rotemburgo) en Marzo del 2001, y fue Bernd-Jurgen Brandes, un hombre de 43 años, quien aceptó su propuesta.



Durante la cena que fue grabada, Meiwes cortó el pene de Brandes y trataron de comerlo juntos crudo, pero era muy fibroso así que lo cocinó con grasa de la víctima, sal, pimienta, ajo y vino tinto; al final quedó muy quemado y se lo dio a su perro. Brandes se desangraba, perdiendo y recuperando la conciencia intermitentemente, así que Meiwes decidió asesinarlo cortándole el cuello, luego lo colgó en un gancho para carne y siguió comiéndolo por diez meses. Armin Meiwes fue acusado por asesinato y condenado a cadena perpetua. Como no existían leyes específicas sobre el canibalismo, su condena fue por “cometer un asesinato con motivos sexuales”.

En otros datos recientes, los congoleños fueron acusados por las Naciones Unidas en 2003 por comer pigmeos asesinados.


En el 2012, en Corea del Sur, se decomisaron miles de cápsulas “Tai Bao” que contenían restos de bebés pulverizados, provenientes de China, donde utilizan los cuerpos de fetos abortados o mortinatos. Una supuesta panacea, y se cree que sigue en circulación.


Cápsulas de Tai Bao


Así, en la historia del canibalismo tenemos varias teorías, una indica que la falta de alimento puede haber forzado a las personas a actuar de esta forma y luego se intentó «justificar» la práctica con motivos espirituales o religiosos. Cuando la ciencia separó lentamente la medicina del sustrato mágico probablemente perdió una importante fuente de sentido ritual. Otra nos habla de la guerra y el deseo de venganza, así como de intimidar al enemigo o demostrar poder sobre él. Otras nos hablan sobre enfermedad mental, las parafilias, o dentro de un brote psicótico, o por alteraciones de la conciencia debido a consumo de alucinógenos, como las sales de baño (droga caníbal).


Vagabundo (izquierda) víctima de canibalismo en Miami, el atacante (derecha) estaba bajo la influencia de sales de baño


El autocanibalismo o autosarcofagia se refiere a las personas que directamente se autolesionan para comer partes de su propio cuerpo, puede deberse a trastornos de ansiedad acompañados por auto rechazo, se acompaña de baja capacidad cognitiva.


¿Por qué está tan mal visto el canibalismo? Desde el punto de vista biológico es una mala estrategia para crecer como especie, ya que atenta a largo plazo contra su supervivencia. Pero es una buena estrategia a corto plazo para la supervivencia de un individuo o grupo de individuos. Sabemos que es muy común entre animales, la mayoría lo practicará en caso de falta de alimento. Otros como ciertos arácnidos, caracoles y crustáceos, lo practican en forma cotidiana, comiendo a sus hijos, siendo devorados por los mismos, o al momento de aparearse, sobre todo cuando hay gran diferencia de tamaño entre macho y hembra (dimorfismo sexual).


Canibalismo en el reino animal


Si después de leer esto, planeas cambiar tu alimentación al canibalismo, debes saber que el cuerpo humano es muy nutritivo y lo puedes disfrutar sin pasarte de kilos.


El cuerpo completo de un hombre promedio (70 Kg y 1.70 m) tiene un total de 81 500 calorías. Un brazo humano tiene 1800 cal, las piernas 7500 cal, el corazón tiene 722 cal además de hierro, cada pulmón aporta 2500 cal, lo mismo para el hígado y el sistema digestivo. En conjunto, el cerebro, tejido nervioso y médula espinal suman 2700 cal.


Anuncio vegano: "Todos los animales tienen las mismas partes" - PETA


La carne humana entra dentro de las carnes rojas, el color carmín se debe a una proteína llamada mioglobina, que está ricamente pigmentada. Carnes como la de cerdo, oveja y vaca tienen de 2 a 8 miligramos de mioglobina por gramo de músculo, la concentración de mioglobina en el músculo humano es muy alta: 20 mg por gramo.


En cuanto al sabor, caníbales de Polinesia han descrito que lo más cercano sería la carne de cerdo, solo que un poco más fuerte. Por otro lado, William Seabrook, escritor y periodista, viajó a África en 1920 y describió el sabor de la carne humana como similar al de la ternera, menciona una carne suave, imposible de distinguir su origen, un poco fibrosa y sin un sabor característico. Sin embargo, versiones de allegados indican que las tribus donde estuvo nunca lo dejaron participar de sus costumbres (¡mentiroso!).


Armin Meiwes, confesó que tenía un gusto parecido a la carne de cerdo “pero un poco más amarga y más fuerte. Es un sabor exquisito”.



Habrá que tener en cuenta la edad de la persona, la parte del cuerpo y, evidentemente, la forma en que se cocina, como con la carne de cualquier otro animal.


Pasemos a lo que estabas esperando, Hannibal Lecter, pero norteño.


Orgullosamente nacido en Nuevo León, el caníbal de la vida real que inspiró a la creación del famoso Dr. Hannibal Lecter por Thomas Harris en El dragón rojo, fue el Dr. Alfredo Ballí Treviño.



Conocido en la prensa como “El hombre lobo de Nuevo León”, el médico fue declarado culpable de matar a autoestopistas que pedían “un aventón”, desmembrarlos y tirarlos de su coche por partes durante la noche (lo cual es fruto del amarillismo o de una mezcla de noticias que implicaban a otro reo). El Dr. Ballí era un hombre bien hablado, inquisitivo y muy formal. En 1959, tuvo una discusión con su amante el Dr. Jesús Castillo Rangel, y el pleito por dinero terminó con Treviño cortándole la yugular a Rangel con un bisturí. Al ser capturado, estuvo preso en el penal del Topo Chico de Nuevo León, purgando una condena de 20 años.


Habría sido el último mexicano sentenciado a pena de muerte, sin embargo, la pena se conmutó y abandonó la cárcel en 1980. Durante sus años en prisión, trataba a los pobres de forma gratuita en un consultorio médico dentro de la misma.


Thomas Harris escribió:



El Dr. Salazar (lo llamaremos así para proteger su verdadera identidad) era hombre pequeño, ágil y con cabello rojo oscuro. Se quedaba muy quieto y había cierta elegancia en él. Horas después de que platicamos, el director de la prisión me sacó de ahí. Le di las gracias y le pregunté cuánto tiempo había trabajado el Dr. Salazar en la prisión. ‘¡Hombre! ¿No sabes quién es él?’… El director se volvió a mí en las escaleras, ‘El doctor es un asesino. Como cirujano pudo empaquetar a su víctima en una caja sorprendentemente pequeña. Nunca saldrá de este lugar. Está demente”.


Dr. Hannibal Lecter


Ésta entrevista se dio en 1963, cuando Harris trabajaba en una historia sobre otro recluso llamado Dykes Askew Simmons, un asesino bajo la atención de Treviño por una herida de bala. Ambos hablaron durante varios minutos, hasta que Ballí comenzó a referirse en detalle a los asesinatos de Askew, dándole incluso el perfil psicológico del hombre, lo que llamó la atención del escritor.


Últimos años del Dr. Ballí Trviño


En el 2008, Ballí Treviño en entrevista para el diario MILENIO, aún se negaba a relatar aquel pasaje siniestro que lo llevó tras las rejas: “No quiero revivir mi pasado oscuro. No quiero despertar a mis fantasmas, es algo muy difícil. El pasado me pesa, y la verdad es que esta angustia es insoportable”.


Ballí Treviño quedó en silla de ruedas después de sufrir una lesión en su columna vertebral. “Creo que salí de la cárcel en 1981, pero honestamente no recuerdo. Al principio fue difícil, pero con el tiempo las cosas mejoraron. Sin embargo, algunos días la depresión regresaba”. El doctor murió en el 2009 a la edad de 81 años, hasta entonces siguió dando atención médica a los pobres y ancianos en un consultorio de la colonia Talleres de Monterrey. “Pagué lo que tenía que pagar, ahora estoy esperando el castigo divino”.



- Dr. Morgendorffer

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo