[Tenebris Medicinae Officium]

Actualizado: ene 26

Continuando con el tema del canibalismo, dejamos atrás la Prehistoria, la Antigüedad, el Medievo y la Era Moderna, junto con los datos oscuros de la América precolombina y la conquista. Pasemos a hechos contemporáneos (lee la nota anterior aquí).


La “expedición perdida de Franklin”, zarpó de Inglaterra a la Antártica en 1845. Fue dirigida por el Capitán Sir John Franklin de la Fuerza Naval, la misión tenía por objeto la exploración y la investigación científica. Las tripulaciones a bordo de los buques HMS Erebus y HMS Terror, se aventuraron en un territorio inexplorado en busca del “Paso del Noroeste”.


"The Terror" serie de Tv transmitida por AMC


Los barcos pronto quedan atrapados, congelados y aislados; y los que están a bordo deberán sobrevivir a las duras condiciones climáticas. En 1848 se envía una misión de rescate, y al ofrecerse una recompensa, muchas expediciones zarpan subsecuentemente; ninguna tuvo éxito.


Esta historia fue narrada en el libro de Dan Simmons The Terror del 2007 y se ha realizado una serie del mismo nombre, donde se llega a tocar el tema del canibalismo en base a los descubrimientos posteriores a la expedición. De acuerdo a tumbas y restos encontrados en la ruta de exploración y por testimonio de los Inuit o esquimales, se sabe que las causas de muerte son varias: neumonía (muy probablemente causada por tuberculosis), envenenamiento por plomo (debido a latas mal soldadas), desnutrición (deficiencia de zinc por falta de carne), escorbuto, hipotermia, entre otras. La evidencia de los estudios combinada, sugiere que la tripulación no murió rápido, y hay huellas de canibalismo como marcas de corte en los huesos de las manos y cierto pulido que se obtiene al hervir los huesos en olla.


Regresando a América, la “Expedición Donner” fue un grupo de familias estadounidenses, liderados por George Donner y James F. Reed, quienes se dirigieron a la región de California desde Wisconsin. En lugar de usar el camino tradicional, la caravana se alejó para tomar el “Atajo de Hastings”. Esto provocó que pasaran un invierno en la Sierra Nevada, ya que la ruta implicaba muchas dificultades que fueron ocultadas por falsa propaganda, como atravesar las salinas de Utah donde perdieron a la mayoría del ganado debido a la falta de agua y alimento. La desintegración del grupo debida a riñas, paranoia y resentimientos, solo facilitó ataques de nativos americanos que robaron mucho del ganado restante.


Donner Party


Las nevadas se adelantaron ese año, dejando a la deshecha compañía sitiada cerca del lago Truckee, donde (después de 4 meses sin comida) varios de los migrantes recurrieron al canibalismo para sobrevivir. Primero terminaron de consumir ganado enfermo, luego intentaron cazar sin gran éxito, después consumían ratones que se colaban en los refugios, al final comían alfombras, lonas, agujetas de cuero hasta que incluso eso se agotó.



Se organizó una expedición, y esta quedó varada en la cima de la Sierra Nevada, donde se recurrió a la antropofagia para sobrevivir, primero se pensó en que alguien fuera voluntario para sacrificio, luego se pensó en una lotería, después en matar a los 2 nativos del grupo (pero huyeron), al final comieron a los que fueron muriendo. Atrás en el campamento, cuando al fin llegó un rescate (en total se hicieron 4 rescates y más de 6 intentos), los sobrevivientes se encontraban esqueléticos, se habían deteriorado mentalmente, todos estaban casi ciegos, los niños estaban apáticos y estaban siendo alimentados con órganos humanos. Los rescatadores descubrieron que otros tres cuerpos ya habían sido consumidos en uno de los campamentos, en otro viaje encontraron una olla llena de carne humana en una de las cabañas. Por el camino hacia California, se encontraron con restos mutilados y consumidos de dos niños y una mujer.


Nunca fui testigo de un espectáculo más repugnante o terrible. Los restos, por orden del general Kearny, fueron recogidos y enterrados bajo la superintendencia de las Major Swords. Fueron enterrados en una fosa que había sido excavada en el centro de una de las cabañas. Después las cabañas, por orden de las Major Swords, fueron quemadas, y con ellas cada cosa o pertenencia que estuviera conectada con esta tragedia horrible y melancólica, fueron consumidas.” – impresión de un miembro de la misión del 22 de junio de 1847.


Comitiva para el rescate de Emin Pasha, al centro de África


Vayamos ahora a África, donde el inglés James Jameson (heredero de John Jameson, quien fuera fundador del imperio del Whiskey Jameson), fue miembro de una de las últimas grandes expediciones al centro del continente negro, el grupo buscaba la liberación de Emin Pasha, supuestamente. No se conoce mucho sobre James, excepto su linaje y su famoso desafortunado viaje al corazón del Congo. Jameson estaba genuinamente interesado en el canibalismo, así que cuando le informaron que el precio de una pequeña esclava era tan ínfimo como seis pañuelos de seda, la compró sin pensarlo según el testimonio jurado de su intérprete personal. Después de que pagó, un hombre trajo a la niña de 10 años, la llevaron a una choza con un grupo de nativos, el jefe de la tribu y Jameson, el hombre con la esclava dijo a los otros “Este es un regalo del hombre blanco, que desea ver como es devorada”.


Tribu africana caníbal, preparando festín


La chica, aun siendo tan joven, sabía lo que iba a pasar pero estaba resignada, observadores dicen que no gritó ni trató de huir. Sólo miraba alrededor como suplicando ayuda, sin emitir sonido mientras salían y la ataban a un árbol. Los nativos afilaron sus cuchillos frente a ella, luego uno de ellos la apuñalo dos veces en el abdomen. Cuando murió, los nativos la cortaron en pedazos y la comieron. James Jameson escribe en su diario que él creyó que se trataba de una broma y que no pensaba que lo harían realmente. Murió durante el viaje, de una fiebre en 1888.


Crímenes de guerra


Como ejemplos actuales, tenemos que en la década de 1930, en Ucrania, se presentaron casos de canibalismo durante la que se conoce como la Hambruna Soviética.


El ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, se comía a los soldados enemigos caídos.


Se sabe que la comunidad secreta “Leopard Society”, activa hasta mediados de siglo XX en África occidental (en países como Sierra Leona y Costa de Marfil), desmembraba a sus víctimas, alimentándose con ellas, creyendo que esto fortalecería a toda la sociedad.


Casas en los árboles, de la tribu Korowai


Los Korowai, un pueblo indígena que habita el sureste de Papúa Nueva Guinea, son aparentemente, los únicos caníbales actuales. Para ésta tribu, quienes hasta 1970 no tuvieron contacto con el exterior, el canibalismo es un ritual de venganza. Ellos creen en la existencia de un demonio llamado khakhua y, cuando alguien muere inesperadamente, le adjudican el asesinato y deciden tomar venganza, bajo la convicción de que al comer el cuerpo del fallecido se están comiendo al demonio asesino.


Los niños NO participan ni son comidos, se cree que la práctica ya está en desuso. También se sabe que se comían los cerebros de los familiares muertos como parte de un ritual funerario; lo que causa el “kuru”, una rara enfermedad causada por priones, casi exclusiva de esta tribu; es una afección cerebral que genera fuertes temblores y termina en la muerte.


Restos del siniestro


El Milagro de los Andes, como se conoce al accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, ocurrido el viernes 13 de octubre de 1972. Un avión militar, con 45 personas a bordo, conducía al equipo de rugby “Old Christians” hacia Santiago de Chile, se estrelló en un risco de la cordillera de Los Andes en Mendoza, Argentina, a 3500 msnm. Algunos murieron por el accidente y los 27 sobrevivientes se enfrentaban a la primavera austral, con temperaturas de -25°C a -42°C y sin vestimenta adecuada. Las misiones de rescate abandonaron la búsqueda a la semana, los sobrevivientes estuvieron perdidos por 72 días. Elaboraron lentes, guantes y botas con restos del avión, dormían con un par de pantalones, cuatro suéteres, tres pares de calcetines, y se tapaban la cabeza con una camisa para conservar el aliento. Para evitar la hipotermia, en las noches más frías, se daban masajes. Sin embargo, una avalancha sepultó los restos del avión matando a 8 más por asfixia, a los 16 días. Otro temporal los obligó a refugiarse en el fuselaje enterrado y ante la falta de alimento, recurrieron a la antropofagia. Incluso, una vez decididos, dispersaron los cuerpos de los fallecidos, para tenerlos a disposición en caso de otro alud o tormenta, y se impuso la regla de no comer a ningún familiar cercano ni cuerpos femeninos (algo que también se dio en la expedición Donner).


Issei Sagawa, en su apartamento actual en Tokio, Japón


Issei Sagawa, un estudiante japonés del Sorbonne en París, quien en 1981 asesinó, desmembró y devoró a su compañera Renee Hartevelt, cumpliendo un sueño que estuvo planeando por 32 años. El mismo asegura que desde primer grado observaba los muslos de sus compañeras y pensaba “Mmm, se ven deliciosos”. Después de disparar a su víctima, violarla y destazarla, Sagawa congela algunas partes, otras las come y luego de dos días, mete los restos a una maleta que lleva a un parque para aventarla al lago, pero la gente nota el rastro de sangre y llama a la policía. Es arrestado y espera juicio en una prisión en Francia durante dos años, al llegar su turno, el juez lo declara demente y lo sentencia de por vida a una institución mental. Pero al quitar los cargos y ser deportado a Japón, queda libre para habitar tus pesadillas.


Fotografía tomada la noche del arresto


Ha escrito libros dónde explica su condición, la “vorarefilia” (parafilia o fetichismo sexual que se produce con la idea de ser devorado, de comer a otra persona o criatura, ver a alguien ser consumido, o la atracción erótica al proceso de comer en general), y le gustaría que la gente dejara de verlo como un monstruo, pero menciona que la mejor forma de degustar carne humana sería sukiyaki o shabu shabu (delgadas rebanadas de carne hervidas ligeramente) y espera hacerlo de nuevo, antes de morir.


Recuerda que esto no ha terminado, aún quedan por deleitarnos algunos perversos datos, como ¿cuántas calorías tiene un corazón humano? ¿un pulmón? ¿todo el cuerpo? y ¿quién es el caníbal más famoso de todos los tiempos? Mañana sin falta, te lo diremos.


- Dr. Morgendorffer

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo